No es ninguna novedad que a los chilenos nos encanta la comida extranjera. Desde hace años, con la llegada de los restoranes de sushi, se detonó un “boom” (al parecer interminable) de fanatismo por la cocinas de diferentes orígenes: aparecieron los restaurantes de comida china, proliferaron los de comida Thai, y se multiplicaron los de comida japonesa. Toda una cultura en torno a la variedad en platos gastronómicos de lo más diversos orígenes culturales, pero unidos por el amor a las artes culinarias.

La comida peruana, un favorito que trasciende modas

Sin embargo, antes de este boom, ya se conocía hace tiempo un tipo de cocina que dejó maravillados a comensales y cocineros por igual, por supuesto que hablamos de la deliciosa comida peruana. 

Probablemente esta ventaja temporal -en la carrera de comidas extranjeras- se debe a la proximidad limítrofe con el país altiplánico. Pero, sin duda, ha sido su sabor y no solo la geografía lo que le ha ganado un merecido espacio en los menús favoritos de muchos. 

Ideal para esos días en que la flojera nos impide, cual muralla, siquiera entrar a la cocina de la casa. O bien para esas ocasiones especiales que merecen un almuerzo o una cena a la altura. Solo nos queda saber a dónde ir.

Tierra Norteña, la recomendación de la casa

Dicen que de la edad nace la excelencia, y Tierra Norteña ya se perfecciona con más de 7 años de experiencia en nuestro país. En Santiago se dio el punta pié inicial, el que se replicó, con igual éxito, en Rancagua, San Fernando, Talca y Los Andes.

Las opciones de su variado menú van desde platos tradicionales y conocidos como el Ají de Gallina o el Ceviche de pescado, hasta platos menos conocidos, especiales para los más atrevidos, como el Pulpo al Olivo o la Leche de Tigre (Que ojo, es afrodisíaco).

¡Y recuerda! Con el Club Viva puedes aprovechar un 10% de descuento en toda la carta, en cualquiera de sus restaurantes.